viernes, 26 de diciembre de 2014

Consejos para elegir el mejor ramo de novia

Hola a todos!!

Después de tantos días sin escribir en el blog ya comenzaba a echar de menos el leer vuestros comentarios, ver vuestras visitas, escribir un poquito para vosotros y, sobre todo, disfrutar de estos momentos tan perfectos al lado del ordenador leyendo todo lo que me escribís.

Día después de Navidad; para algunos San Esteban, para otros, Boxing Day. Aún así, para todos, día de desintoxicación después de la panzada de turrones que nos hemos pegado. Eso sí, hay algo internacional para todos y eso es, sin duda, el amor que se desprende el día de después. Para todos, mis mejores deseos para los últimos 5 días del año...¡Feliz Navidad! 

Hoy me animo escribiendo un post que a muchos os gustará, a otros no. Pero es algo que se necesita elegir conforme va llegando la fecha de la boda: el ramo. Para muchas novias es un dolor de cabeza, para otras novias, sin embargo, es un momento mágico que pasan junto a sus madres o amigas. Para muchas mujeres, el ramo lo significa todo: cada flor tiene un significado especial. Y para otras mujeres implica una auténtica locura. Para ambas mujeres, este post os ayudará. Vamos a por ello...

Consejos para elegir el mejor ramo de novia: 

1. La altura de la novia: El tamaño de nuestro ramo debe ir relacionado con la altura de la novia y la altura del vestido. Imaginemos que una novia muy alta compra un ramo demasiado pequeño: quedaría mal proporcionado y además proporcionaría una mala visión para las fotos nupciales. El ramo no es un dolor de cabeza y tampoco hace que la novia se vea ridícula, todo lo contrario. El ramo de la novia es el perfecto accesorio para estilizar la figura de nuestra novia y hacer que se vea perfecta. Un ramo perfecto para este tipo de novias sería este (foto 1). Al igual que si la novia es bajita, para ella iría mejor un pequeño bouquet (foto 2).



2. El diseño y color del vestido:  Como yo siempre digo, el ramo debe ser lo último en una boda que se rompe y también lo último que se compra. Nunca hagas la barbaridad de comprar el ramo antes que el vestido: ambos ingredientes no se llevan muy bien en el horno. El ramo debe encajar en todo momento con los detalles del vestido, el color, el estilo: encajes, tejidos, bordados, adornos...







3. ¿Cómo es la boda? El ramo es la parte que debe seguir en consonancia el estilo de la boda. Si la boda es clásica, el ramo debe ser clásico. Si la boda es en el campo, el ramo puede ser, por ejemplo, un ramo lleno de lavanda o girasoles silvestres. 








4. La forma y el color del ramo: Desde hace unos años se ha estado llevando con completa euforia y elegancia el bouquet de rosas rojas como el de la foto anterior (uno de mis favoritos). La cascada, el ramo cascada, es el que se llevó hace unos años. Hoy en día es complicado encontrar novias con un ramo en forma de cascada. ¿Por qué no volvemos a esa tendencia? A mí me encanta. El color del ramo es parte esencial también: colores neutros para novias tradicionales y sencillas: nudes, blancos, beige, pálidos...Para las más atrevidas, colores vivos: rojos, naranjas, fucsias...Y lo mejor, mi favorito: una mezcla!! (como el de la foto)

5. Sé tú misma: Ante todo, y ante todos los consejos que los profesionales podamos darte, lo mejor que puedes hacer es ser tú misma y darle un toque personal al ramo, pues al fin y al cabo es tu boda y tu ramo. Has de tener personalidad en la elección de absolutamente TODO lo que hagas en la boda. Así que, mi mayor consejo, a por el ramo más bonito del mundo con vuestras ideas bien claras. 

Espero que haya sido de ayuda estos pequeños consejos. 

Un saludo y hasta pronto!!











No hay comentarios:

Publicar un comentario